En Trama Educativa Radio hablamos con Jaqueline Bellucci, secretaria gremial de Udocba, sobre la situación de las escuelas sin gas y el silencio institucional.

– En la reunión del frente docente de General Pueyrredon, se charló sobre la situación de infraestructura que se está viviendo en distintas instituciones educativas de nuestra ciudad, ¿qué nos podés contar al respecto?

Estuvimos los gremios con las autoridades que conformamos la UEGD (Unidad Educativa de Gestión Distrital), con jefatura regional, SAD (Secretaría de Asuntos Docentes), Consejos y los gremios docentes y de auxiliares, tratando algunos temas y puntualmente estamos sorprendidos por la novedad que tuvimos con respecto a la escuela 504 de ciegos.
Tuvieron un problema en su establecimiento, el 21 de junio, y hubo cuatro docentes que tuvieron que estar en la guardia de una clínica privada de la ciudad porque no se encontraban bien por una fuga de monóxido de carbono, o combustión, por la ventilación de un equipo que mandaron a arreglar. Era un motor bobinado que ventila el primer y segundo piso del edificio.

– Más allá de la cuestión de la infraestructura, lo tuvo que padecer el personal docente.

Fue así, a la tarde pusieron ese motor en este equipo que da frío-calor y provocó una combustión que no se sabe si fue monóxido, porque se abrió todo, se ventiló y se evacuó la escuela. Alrededor de las 21, cuatro docentes deciden ir a la guardia porque se sentían mal, seguían con dolor de cabeza y mareados. La ART, previo, les dijo que vayan a la guardia, no los quisieron atender ni derivarlos.
La docente de Educación Física casi se durmió y la sacaron enseguida porque se dieron cuenta que algo pasaba con ella puntualmente. Después empezaron a recabar que todos se sentían mal.
Estaban ventilado el edificio, pero se ve que no alcanzó. La cuestión de todo esto es que a los docentes les dan el alta en la guardia, pero no pueden comprobar si es monóxido. Ese día, ante la urgencia, se llama al contratista y viene a apagar el equipo, porque ni la docente ni auxiliar pueden hacerlo, ya que no están en condiciones.
Luego de una denuncia de una madre, Camuzzi se presenta pasados los días al establecimiento y deciden sacar el medidor de gas, porque observaron que los tres equipos de calefacción de la escuela tienen ese problema, no tienen la ventilación adecuada. En ese momento había solo 15 alumnos que pudieron ser evacuados enseguida.

– O sea que, sumado a esta situación, la escuela está sin gas.

Esto se podría haber prevenido si las cosas estuvieran bien hechas, porque si bien Camuzzi observa que la ventilación de este equipo no era lo que corresponde según la normativa, podríamos haberlo evitado. Aparentemente hace años que está así, y nadie lo arregló, podría haber pasado una desgracia.
Hay que agradecer que vino esa docente de la 515, que al ingresar al establecimiento se dio cuenta que faltaba el aire. Los que estaban adentro no podían darse cuenta de eso.
Nosotros desde el punto de vista gremial nos solidarizamos con la escuela, ya estuvimos hablando con la directora y vamos a ir nuevamente a hablar con ella al edificio, y ver como siguen.

– Hoy el establecimiento se encuentra abierto, los chicos están participando, pero con las condiciones climáticas, el problema del gas tendría que tener una idea alternativa para solucionar el tema de la calefacción

Si, por eso, nosotros mañana vamos a verificar qué plan tiene el Consejo Escolar, la parte de infraestructura, que quiero creer que ya mandó equipos eléctricos para calefaccionar, pero también hay que ver si dan las condiciones de todo el cableado de la escuela.
Estamos muy preocupados por la situación de muchas escuelas que no tienen gas y tiene que ir Camuzzi a sacar los medidores para que haya un arreglo. Si hubo tanto dinero desde la Provincia, si manda tanto dinero al distrito, ¿qué pasa que no prevenimos estas cosas?

«Parece que hay que esperar que pasen las desgracias para que se tome conciencia»

Jaqueline Bellucci, secretaria gremial de UDOCBA

– También es una escuela especial, donde aloja a jóvenes que tienen ceguera y que no reúne las condiciones para que estos jóvenes estén asistiendo.

Yo creo y sostengo que no hay un plan bien hecho, previo al inicio del ciclo escolar, de cómo están las escuelas. No las podemos arreglar en febrero para que en marzo arranquen los chicos porque no alcanza el tiempo. Pero más en esta escuela, que es de ciegos, tenemos que tener en cuenta la infraestructura que tienen.
Yo creo que hay que ponernos a trabajar, por eso en este espacio de la UEGD los gremios estamos totalmente presentes, apelando a la conciencia de un trabajo en serio para evitar cualquier problema. Esto podría haber sido una gran tragedia.
Tenemos que estar trabajando en conjunto, gremios, consejos, SAD y jefatura, para evitar todas estas situaciones que tanto nos preocupan. Los chicos tienen que estar en lugares seguros y nosotros tenemos que trabajar en conjunto para lograr que las unidades educativas trabajen.

– ¿Cómo juega el Consejo Escolar en esa mesa de trabajo?

Se lo ve trabajando fuertemente, bien, pero lo que pasa es que esto se les escapó. No sé si fue el contratista, o del Consejo, pero tendrían que haber mirado eso. Si vino Camuzzi y te saco el medidor, porque vio que ninguno de los tres equipos tenía una buena ventilación, estamos hablando de que nadie percató eso.
Yo creo que viene de hace años, de cosas que están institucionalizados como normales, y no ponemos un ojo crítico en esas situaciones puntuales. También otro tema, los matafuegos en las escuelas tienen que estar todos con la carga, sin que esté vencida. Y por razones de que todavía no está esa licitación, hoy tenemos escuelas con las cargas de los matafuegos vencidas.
Es tan sencillo preverlo, si vos hiciste una licitación en mayo del 2021, tenés que hacerla en febrero del 2022, para que los chicos en marzo estén todos con las escuelas en condiciones. Así hay un montón de cosas, pero hoy nos toca ver estas.

«Si vos vas a poner un equipo y arreglarlo, tenés que ver la ventilación»

Jaqueline Bellucci, secretaria gremial de UDOCBA

– Lamentablemente el invierno trae el frío, y para combatir el frío hace falta calefacción, y hoy estamos en julio y hay problemas gas y de calefacción en distintas escuelas del distrito.

Exacto, por eso hay que tener un trabajo consensuado y pensado antes del ciclo escolar. En noviembre ponerte a pensar qué necesitas para febrero o marzo, a más tardar, para tenerlo arreglado y en condiciones. Esto pasa hace años, pero si ya nos pasó en otro distrito de la provincia, ¿qué hacemos nosotros en General Pueyrredon?
Aparte de eso me preocupa el silencio que hubo, porque no puede ser que nosotros no nos enteramos ese día, ni salió en los medios. ¿Qué pasa?¿No se puede contar eso, no se puede decir?¿No podemos trabajar en conjunto?¿No podemos solidarizarnos para que no vuelva a pasar esta situación? Eso es algo que me llamó mucho la atención ese día.
Yo no vengo a discutir qué fue, pero acá estamos hablando de que a partir de ese motor que pusieron en ese equipo de frío-calor, surgió esta situación de combustión, que provocó que una docente se esté durmiendo y que cuatro o cinco estén con dolor de cabeza, o con náuseas. Otra cosa, que la ART diga ´vayan a la guardia y después nosotros los derivado´ también es algo que no me cierra.
Pero bueno, mañana vamos a ir al establecimiento a ver bien las cosas, y ver cómo podemos trabajar en conjunto para que no vuelva a pasar en ningún establecimiento educativo del distrito.

Escuchá la entrevista completa:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.