Bandera Partido Socialista Mar del Plata. Cooperativismo

*El presente artículo refleja la opinión personal de sus autores y no corresponde necesariamente a la línea editorial de Trama Educativa.

Desde el Partido Socialista piden al Municipio la puesta en marcha de acciones concretas que profundicen la promoción del cooperativismo en instituciones. Al respecto, el secretario general del Partido Socialista de Mar del Plata y Batán, Pablo Zelaya Blanco, expresó: “Nuestras leyes promueven el cooperativismo y el mutualismo en las escuelas, lo que necesitamos es que eso se convierta en acciones concretas”.

Desde el Partido Socialista de Mar del Plata y Batán presentamos una propuesta de Ordenanza al Concejo Deliberante, que busca promover el cooperativismo y el asociativismo en niñeces y juventudes, como una posibilidad más de salida laboral. Tanto a nivel nacional como provincial contamos con una importante tradición respecto a la promoción del trabajo cooperativo y mutual, que echó raíces también en el sistema educativo. De acuerdo a la Ley Provincial 5.111, sancionada en 1946, la enseñanza de la Cooperación debe ser obligatoria en las escuelas. Esto, a su vez, fue profundizado por las Leyes de Educación Nacional de 2006 y Provincial de 2007, donde se establece que los principios y valores del cooperativismo, el mutualismo y el asociativismo deben ser incorporados en todo el proceso de formación. 

“Nuestras leyes promueven el cooperativismo y el mutualismo en las escuelas, lo que necesitamos es que eso se convierta en acciones concretas para trabajar dentro y fuera de las escuelas en pos de institucionalizar y generalizar los espacios de formación donde se trabajen estos principios. Las mutuales y cooperativas han funcionado históricamente como motores de la economía solidaria, ocupando una posición de gran relevancia en el desarrollo colaborativo y participativo de proyectos sociales, atendiendo, muchas veces, necesidades que el Estado no alcanzaba a satisfacer. A través de ellas se generan espacios donde la sociedad encuentra la posibilidad de desarrollar por sí misma iniciativas que agrupan a personas con necesidades económicas comunes, que podrán llevar a cabo acciones conjuntas orientadas al bien colectivo, antes que a intereses individuales”, expresó al respecto Pablo Zelaya Blanco, secretario general del Partido Socialista local.

“Se trata de contenidos que pueden adaptarse a todo el trayecto formativo, se relacionan con prácticas educativas alternativas, donde toman relevancia la experiencia directa, la observación, el análisis, la reflexión, el estudio y la investigación, así como también el contacto con el entorno social y natural. Esto se relaciona con otros procesos como aprender a aprender, aprender a ser, aprender a hacer, sobre todo aprender a hacer juntos”, explicó Zelaya Blanco. Además, aseguró: “Incluir elementos de la economía social dentro de la currícula ayuda a fomentar la ayuda mutua, el esfuerzo propio y la solidaridad no solo en los y las estudiantes sino en todos los actores de la comunidad educativa”

Por otra parte, el dirigente reflexionó: “Los valores como la cooperación, el cuidado del entorno, la igualdad o la solidaridad son parte del ideario socialista. Entendemos que éstos deben ser parte de nuestra forma de concebir las relaciones que entablamos en todos los ámbitos de nuestra vida para poder alcanzar una sociedad más justa e igualitaria. Estamos convencidos que la aplicación de un modelo de educación basado en valores y principios democráticos y solidarios, como los que ostenta el cooperativismo, podrá generar en nuestros niños y jóvenes una orientación educativa moral y cívica para su vida escolar y post-escolar”. 

Para cerrar, Zelaya Blanco se refirió a las oportunidades que genera este tipo de formación y a las contraposiciones que tiene con el modelo económico tradicional: “Creemos que es fundamental recuperar el espacio central de la economía como medio y como herramienta para lograr cambios y transformaciones sustanciales que beneficien la calidad de vida de toda la sociedad. El cooperativismo y el mutualismo rompe con el rol tradicional de ser meros espectadores, y nos convoca a convertirnos en protagonistas, en agentes de cambio dentro de los distintos espacios que habitamos. Formar cooperativas es una alternativa concreta para generar puestos de trabajo, esto es de suma importancia sobre todo en nuestra ciudad donde el índice de desempleo y el de subempleo rondan el 6% y el 11% respectivamente. Es importante que desde el Municipio se accione para garantizar la estructura necesaria para que la escuela pueda ser parte de estas transformaciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.