En diciembre de 2020 la legislatura bonaerense aprobó la Ley de Presupuesto 2021, la primera formulada por el actual gobierno de la Provincia, encabezado por Axel Kicillof, que destina a la Educación un 26,1% del gasto total.

“No hubo política sanitaria, educativa, de producción, se iniciaron y se detuvieron miles de obras”, declaró Kicillof en referencia a la gestión de la ex gobernadora, María Eugenia Vidal. Es por eso que, al momento de la aprobación del Presupuesto 2021, a través de su cuenta de Twitter, Kicillof compartió algunos números de “un presupuesto con nuevas prioridades”.

El presupuesto bonaerense 2021 prevé un gasto total de $1,9 billones, y entre las prioridades se menciona al área educativa donde la inversión no salarial, incluyendo comedores escolares, supera los 80 mil millones de pesos. Esto representa un aumento del 63% en comparación con el último año de gestión de Vidal, donde la suma fue de $50.669 millones.

De la suma mencionada anteriormente, $6.561 millones serán destinados a la infraestructura escolar y otros $5.866 millones para equipamiento y tecnología educativa. Además, el gobierno de la Provincia lanzó Escuelas a la Obra, y en el marco de este programa:

Se invirtieron $3.919 millones para la realización de 3.000 obras de reacondicionamiento y ampliación de edificios escolares, refacción de cubiertas y readecuación de instalaciones sanitarias, de gas y eléctrica en conjunto con municipios y consejos escolares de los 135 distritos.

En el primer bimestre de 2021 se aprobó la contratación de 383 nuevas obras por una inversión provincial de $2.000 millones, que forman parte del plan anual de infraestructura y equipamiento educativo de $11.000 millones.

Se adjudicaron obras para la construcción de 45 nuevos jardines de infantes con una inversión del gobierno nacional de $2.200 millones.

En total, los fondos destinados a la Educación representan un 26,1% del presupuesto provincial. Mientras que, durante el 2019, representó el 23,9% del gasto total, con una suma que superaba los 222 mil millones de pesos.


CABA: el distrito que menos invierte

En comparación con el resto de las jurisdicciones del país, la provincia de Buenos Aires se ubica decimotercera teniendo en cuenta el porcentaje total dedicado al sistema educativo. Entre los primeros 7 lugares se ubican Santa Fe, Santa Cruz, Santiago del Estero, Córdoba, Corrientes y San Luis, con más del 30%. En el otro extremo de la tabla, se ubican con menos del 20%, Tucumán, Entre Ríos y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), como la jurisdicción que menos invierte en Educación.




En la Ciudad, los recursos destinados a este área pasaron del 22,2% en 2015, al 17,3% en 2021, con un monto de 105 mil millones de pesos, que se posicionan como la asignación más baja para el Ministerio de Educación de los últimos 9 años. Además, la inversión en infraestructura escolar también sufrió un fuerte ajuste, ya que se redujo en un 70%, con un monto de $1.440 millones.

«La educación no puede ser un motivo para profundizar la grieta. No podemos darnos el lujo de no estar trabajando juntos para una educación mejor. Tiene que ser una prioridad para todos», declaró el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ratificando la presencialidad en las aulas. Sin embargo, la cantidad de recursos destinados a este sector, no refleja a la educación como una prioridad.

Cómo es la inversión a nivel nacional

En materia educativa, el esquema de distribución presupuestaria del país funciona de la siguiente manera: el 20% de los fondos públicos los aporta la Nación, con el objetivo de amortizar las desigualdades financieras de cada distrito, un 78% corresponde al presupuesto provincial y el 2% restante al de los municipios.

Según un estudio realizado por un conjunto de universidades (UNIPE, Avellaneda, Quilmes, Tres de Febrero, General Sarmiento, San Martín, la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini), entre el 2016 y el 2019, durante la gestión de Mauricio Macri, la inversión del Estado en el presupuesto educativo sufrió un descenso del 17% -de $122 mil millones a $101 mil millones-, teniendo en cuenta la variación real que se produjo en ese período de tiempo.

Desde su asunción, Alberto Fernández, procuró volver a fortalecer la inversión en materia educativa y destinó un presupuesto que supera los 300 mil millones de pesos constantes, lo que representa una suba del 29% respecto del 2020. Más de la mitad de esos fondos serán destinados a la educación superior universitaria.

En lo que respecta a la infraestructura escolar, este año se prevé invertir $39.836 millones, que no sólo contemplan la construcción de escuelas, sino también la ampliación, refacción y provisión de equipamiento mobiliario de los distintos niveles y modalidades. 

En su último año de gestión, Macri redujo el presupuesto destinado a obras escolares en un 71%, mientras en 2018 se destinaron 9.200 millones de pesos para las reformas edilicias y la construcción de nuevas escuelas, en 2019 ese número se redujo a $2.600 millones. Además, se produjo la eliminación de la Paritaria Nacional Docente; se desfinanciaron programas como el de la Educación Sexual Integral a nivel nacional; y se desfinanció el Instituto Nacional de Formación Docente.

Al respecto, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, declaró a principios de este año: «Los cuatro años de Macri se caracterizaron por una caída de la inversión educativa hasta el 4,9% en 2019».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.