Entrevistamos a Adrián Alasino para conversar sobre el estado epidemiológico en la ciudad de Mar del Plata y el impacto en las clases presenciales.

—¿Cuál es la situación epidemiológica hoy en Mar del Plata? ¿Las medidas que se están tomando alcanzan para paliar la situación?

Lo que siento en este momento es que Mar del Plata está en una tensa calma de que la situación de la ciudad es muy compleja, que no nos sobran nada y que verdaderamente a nuestro criterio, es necesario una restricción o si se quiere un estado de situación de más controles porque es un momento muy difícil. Estamos a la altura de lo que fue la primera ola, todos los indicadores de la ciudad están en este momento con más complejidad que en su momento en la primera ola.

Más allá de las decisiones y los criterios que el gobierno y la autoridades han ido tomando, poniendo la balanza muchísimas cosas, nosotros lo vemos desde un lugar técnico pero obviamente con la realidad como manto. Para nosotros la pandemia no sólo camas, no es sólo la última etapa del virus que es una cama o la internación, sino que la pandemia es mucho más compleja que eso.

Creemos que todavía la segunda ola no pegó del todo en la ciudad. Esa nuestra hipótesis y que tenemos muchas debilidades, por ejemplo, los bajos testeos en la ciudad. Necesitamos también conocer las variantes, qué sectores de la ciudad tienen más casos que otros, una serie de elementos que podrían indicarnos la verdadera situación.

— Leíamos la noticia de que Mar del Plata podría llegar a los 700 casos diarios. ¿Esta es una noticia es real? ¿Ves que el municipio está actuando para que no llegar a esa cifra?

Nosotros no hicimos una proyección sobre ese numero de casos, porque justamente las  variables eran inseguras. Justo este puntual de 700 casos por semana es una de las noticias que no fue firmada ni chequeada, pero lo que si te puedo decir es que en la comparación, Mar del Plata tiene que ser comparada epidemiológicamente con ciudades lo más parecidas posibles. La mas parecida de todas es La Plata, después Rosario es tres veces mas grande, Bahía Blanca es la mitad, pero en este momento La Plata lleva un mes con tres veces la cantidad de casos de Mar del Plata y eso sucedió porque entre otras cosas, hubo mucha presencia de variantes más rápidas.

Si Mar del plata llegara a estar en la misma situación que La Plata sería una catástrofe. Claramente para mi las acciones de todos los niveles de gobierno son acciones que no están orientadas hacia la hoja de ruta considerando las hipótesis, sino que van claramente por detrás de los hechos. Nosotros no pensamos que este el peor momento de la pandemia para Mar del plata, pero como es esa hipótesis, puede haber otra.

—¿Qué mirada tenés de la constante pelea sobre las clases presenciales?

Pienso que Mar del Plata está al borde y no es correcto tensar la cuerda. Pienso que algunos controles en determinadas actividades por dos semanas nos dejaría mucho mejor parados par un invierno que es una incertidumbre por delante. Creo que estamos tensando mucho la cuerda, pero por esto que te digo, el sistema sanitario de Mar del Plata está prácticamente al limite.

La ocupación de camas arriba del 80% me parece que es un indicador poco serio. El problema es que nosotros que conocemos el sistema de salud desde adentro, siempre armamos una cama mas, puede haber un respirador más, pero lo que nosotros tenemos claro es que hoy en Mar del Plata la calidad de atención ya está al 100%.

— El gobierno nacional tomó medidas de restricción hasta el 21 de mayo ¿Mar del Plata debería adherir y suspender las clases presenciales también?

Nosotros pensamos que si, porque claramente AMBA hoy estamos viendo gracias a las restricciones que paró la subida de casos y Mar del Plata debería hacer lo mismo porque sino estamos a la libre de dios. Esto significa que si no hacemos una acción planificada dentro de quince días podemos tener más casos como podemos tener los mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.