Entrevista al Director Coordinador de Políticas Socioeducativas y Proyectos Especiales de la Secretaría de Educación Municipal, Mg. Gerardo Bridi.

—¿Qué tuviste que reconvertir para que PEBA se hiciera realidad en este contexto de pandemia?

Cuando llegamos en diciembre nos encontramos con que el programa tenía algo menos de 900 horas, tenía un reconocimiento muy grande en la comunidad marplatense y una avidez de muchas instituciones por recibirlo. Con el desafío de intentar hacerlo crecer, de llegar a más lugares, de poder brindar un servicio cada vez mejor. Tomamos nuestros cargos en diciembre y empezamos a tener reuniones con fomentistas en el mes de febrero, atendiendo sus inquietudes para mejorar el programa, preguntando qué proyectos les interesaban desarrollar y eso pasó hasta los primeros días de marzo.

A partir de ahí tuvimos que empezar a repensar todo, PEBA no tenía una modalidad virtual, de hecho los que conocemos bien el programa educativo barrial sabemos que gran parte del valor de la propuesta está en ese contacto cercano. Así que a partir de ahí tuvimos que empezar a pensar las estrategias para reformular el programa.

—¿Cuál fue la primera etapa que lograron en esa reconverción del programa?

Lo primero que hicimos fue escuchar las inquietudes de los capacitadores, también de la sociedad de fomento y empezamos a buscar canales para poder avanzar. Dentro del PEBA tenemos designadas a 13 personas que tienen proyectos de bibliotecas en instituciones educativas municipales y empezamos a trabajar con ellas.

En junio empezaron a trabajar nuestras bibliotecarias en contacto con sus instituciones educativas y sobre fines de julio después de haber charlado con los capacitadores y las capacitadoras de apoyo escolar, avanzamos con una propuesta para hacerlo virtual y hoy es eso lo que estamos desarrollando. Pero además estamos incorporando el componente artístico de PEBA con los capacitadores que trabajan en distintos centros e instituciones.

—¿Cómo es esta parte del componente artístico de PEBA?

Nosotros tenemos un grupo de capacitadores que tienen propuestas vinculadas al arte, al teatro, a la música, al área artística en sus distintas vertientes. Y están sumándose en general a la sociedad de fomento, pero también con articulación con cultura tenemos presencia en algunos otros barrios, en una de las unidades penales, en algunas instituciones con las que articula la Secretaría de Cultura y estamos allí empezando también algunas actividades.

Voy a tomar un ejemplo concreto, una guía o un tutorial que se manda por whatsapp para descargar y esos contenidos se vuelcan en un zoom o en algún espacio de intercambio con la docente y con los el resto de los compañeros. También se usan los canales de youtube, yo vuelvo sobre lo mismo, no estamos todos en internet ni estamos de la misma manera, entonces la posibilidad de que no estemos en contacto sincrónico es una de las cuestiones que tenemos que considerar.

—¿Cómo se organizaron para llegar a las familias que no tienen acceso?

En esto trabajaron mucho los capacitadores y las capacitadoras, lo que hablamos antes de empezar las actividades fue que aquel proyecto que teníamos ahora no es posible o no es posible como lo teníamos pensado. Entonces trabajamos en la reformulación de ese proyecto, el primer criterio que nosotros pusimos sobre la mesa para el diálogo es que los dispositivos que implementaramos fueran inclusivos. Que tuvieran en cuenta poder llegar y abarcar a toda la población que esté interesada en recibir el servicio, tratando de sortear todos los inconvenientes que pudiera haber con el acceso a la tecnología y demás. En ese sentido les planteamos que las propuestas fueran muy amplias pero además atendiendo a la particularidad de cada persona que quisiera acceder.

—¿Ha tenido buen impacto en cuanto a la recepción en las comunidades?

Ahí tenemos diferentes realidades, nosotros el otro día repasabamos fotos y veíamos las reuniones de febrero donde 12 o 15 personas nos sentábamos alrededor de una mesa a compartir un cafecito y parece que hubiera sido hace mucho tiempo, esas eran nuestras reuniones con los fomentistas. Con ellos charlamos algunos de sus pedidos para poder darle forma a la política que pensamos llevar adelante y ahora nos encontramos que en la virtualidad hay algunos temas que tienen que ver con la conectividad, pero también hay algunos temas que tienen que ver con la concepción que uno tiene de los espacios. Entonces estamos avanzando con algunos fomentistas en la charla para que valoren este nuevo espacio de encuentro, que ya no es la mesa de la sociedad de fomento, que ya no implica la circulación presencial de la gente, pero que sigue siendo valioso. Algunos nos han manifestado que en este formato virtual no estaban tan convencidos o que no lo veían, en general esto no pasó o pasó en muy pocos casos pero hemos buscado de avanzar. Es cierto que no es lo mismo pero creemos que sigue siendo necesario el trabajo y el apoyo a los chicos por las cuestiones escolares y a todos con el resto de las actividades del PEBA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.