En Trama Educativa Radio hablamos con Adrián Alasino, director de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad Nacional de Mar del Plata, sobre la situación actual de la institución, los proyectos que se vienen desarrollando y cómo se preparan para recibir a los primeros graduados de la escuela.

– Desde sus orígenes la Unmdp cuando se propone la carrera de medicina lo hace con una expectativa muy grande y son un montón de actividades que vienen consigo a partir de esta apertura

Para ponerlo en contexto, Mar del Plata es una ciudad muy grande, tiene casi un millón de habitantes, entonces el impacto de una carrera como Medicina tuvo una complejidad que hemos afrontado porque la Universidad tiene la espalda que tiene y con estos 6 años, más 2 años de trabajo previo, estamos a punto de sacar los primeros médicos.

Tiene un doble comando, porque si bien la Universidad depende del Ministerio de Educación, por ejemplo, a la ministra de Salud la vemos varias veces al año. Entonces, financia el Ministerio de Educación pero la injerencia del Ministerio de Salud es alto. Después hay muchas cuestiones que tienen que ver con el quehacer de los médicos que hace que sea una disciplina que tiene complejidad.

– Además, el perfil de los médicos que están formándose en la Unmdp requiere un acompañamiento mayor que las tradicionales como la UBA

Requiere un esfuerzo extra porque, por ejemplo, tenemos 88 estudiantes realizando la Práctica Final Obligatoria, que están en 14 hospitales y 60 centro de salud de 11 municipios. Eso lleva una articulación con los intendentes, con un compromiso, porque están viviendo en las ciudades de lunes a viernes y les están dando alojamiento, comida, rotando en los hospitales en cirugía, en pediatría, en internación de clínica médica. Entonces todo eso lleva una preparación especial.

Entrada de la Escuela Superior de Medicina.
Escuela Superior de Medicina de la Unmdp.

– Más allá de la distribución de las prácticas profesionales, ¿cómo ves que se están desarrollando? ¿Cómo ves a los estudiantes? ¿Y cómo está la respuesta de los centros de salud?

Lo que tiene el sistema de salud, sobre todo el hospitalario, es que tiene mucha normativa. Nosotros los vemos bien, de nuestro lado es un impacto positivo porque requiere mucha organización. Hay algunos problemas menores siempre. Es tal el problema que tienen los intendentes en los pueblos de alrededor, que hasta le pagan el combustible en algunos casos para que los estudiantes vayan y vengan, además de la comida y el alojamiento. Hay una apuesta muy grande a la Unmdp porque es mucha la necesidad, y los estudiantes se están acomodando. Así que lo importante es que en la primer camada, ya hemos logrado sostener el compromiso con los municipios y cumplir con una de las apuestas de la Universidad, que es ser referente en todo el sudeste bonaerense.

– ¿Cuándo se esperarían estos primeros recibidos?

Ellos tienen que dar un examen técnico con estaciones de simuladores de alta complejidad en la escuela. Eso va a suceder la última semana de marzo en un mismo día, en una actividad que es muy compleja. Requiere la participación de 60 personas que van a estar evaluando a los 88 estudiantes. Incluso va a haber algunos equipos de la Universidad Nacional de Corrientes y algunas de Buenos Aires que van a estar acompañando esta actividad, porque es la primera vez que la realizamos. Por esto, todos se recibirían el mismo día.

– Hace poco hablaste de un centro de simulación, ¿nos podés contar un poco acerca de esto?

En la hoja de ruta nuestra, que la pandemia alteró un poco, tenemos dos momentos importantes que vamos a vivir. Uno más a corto plazo, que ya se están cerrando los últimos ajustes con el jefe de cirugía que es el Dr. Gabriel Angelini, y la licitación está por salir estos días de lo que es un centro de simulación. Nosotros hoy en la escuela tenemos, en la parte alta, dos laboratorios de simulación, pero son pequeños. Ahora estamos haciendo un centro de simulación que tiene 490 metros cuadrados, que va a estar en la manzana colindante al Instituto Nacional de Epidemiología, en un área que rescata el patrimonio del viejo hospital marítimo.

Estudiantes practicando en un laboratorio de la Escuela Superior de Medicina.
Laboratorio de Habilidades Clínicas.

Ahí va a haber simulación de alta complejidad: vamos a tener una terapia intensiva, una neonatología, un quirófano y una sala de parto. Es una infraestructura grande de tecnología, y va a conformar lo que llamamos el centro de simulación. En esa misma área va a haber unos consultorios externos, en dos plantas sobre una edificación que ya está, donde nos estamos haciendo una alianza con la gente de servicios universitarios de salud. Todo esto es en los próximos meses. Se calculan 180 días de obra, para lo cual pensamos que en esta misma fecha del año que viene, si no hay tanta variaciones económicas porque las licitaciones sufren muchos percances, eso estaría listo.

Después, a mediano plazo, en el Consejo Superior quedó aprobado y hay un presupuesto, para un Centro de Salud Universitario. Eso va a estar licitado el año que viene, porque es un proyecto para el 2024, y el financiamiento de los cargos los hace el Ministerio de Educación.

La complejidad y la necesidad de la práctica de Medicina requiere que la Universidad tenga sus propios eslabones, en proyectos donde hay tantos estudiantes como en medicina

Adrián Alasino, director de la Escuela Superior de Medicina.

– El 2 de octubre arranca la inscripción en la Universidad, ¿cómo se preparan este año?

No ha bajado el número de inscriptos de cada año. Este año con recursantes y todo comenzaron 2.350 más o menos. Si tenemos que responder por la tendencia, en 6 años que hubo inscripciones, el promedio ha sido 2 mil. Hecho que, por supuesto, nos motiva porque la Escuela forma parte de la muestra educativa que viene un poquito antes. Antes de la pandemia, las escuelas venían a realizar visitas, y ahora se vuelven a realizar. Además de nosotros ir a los barrios con algunos de los simuladores a las escuelas. Es un desafío muy importante para nosotros tener un ingreso así en Medicina, una carrera tan joven es muy importante. Tenemos un cuerpo docente ya integrado por 423, es enorme.

– Muchos se preguntan por qué no es Facultad, ¿cuándo se daría ese paso?

Es un proceso que requiere tener todos los órganos de cogobierno listos, y nuestro estatuto dice que, por ejemplo, un complemento fundamental que nos está faltando son los graduados, que vamos a tener ahora. También necesitamos un cuerpo de docentes concursados, que es complejo también, y la Escuela lo está iniciando. Junto con las autoridades y los estudiantes, los graduados y los docentes concursados serían las dos patas que nos faltan para llamar a una Asamblea Extraordinaria, y pasar de Escuela a Facultad. Pensamos que en unos dos años podríamos hacerlo.

Para escuchar la entrevista completa:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.