El proyecto de ley de educación ambiental se encuentra en discusión en la cámara de diputados. Se trata de una elaboración conjunta entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ministerio de Educación y las provincias, a través del Consejo Federal de Medio Ambiente.

Para llevar a cabo la implementación de la ley de educación ambiental se promueve el desarrollo de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental (ENEA) y de las Estrategias Jurisdiccionales de Educación Ambiental (EJEAs) con el propósito de fomentar la promoción y concienciación de la responsabilidad ambiental en la ciudadanía.

Además se prevé constituir un Consejo Consultivo integrado por representantes de la sociedad civil (pueblos originarios, organizaciones gremiales docentes, sector estudiantil y juvenil, sector científico nacional y provincial, sector universidades nacionales y provinciales, universidades privadas, Guardaparques y organizaciones de la Sociedad Civil), invitando también a representantes de las respectivas comisiones del Congreso.

«Lo que aquí se plantea, y en ese sentido coinciden infinidad de proyectos de distintos bloques políticos, es la necesidad de consolidar un marco legal integral para la educación ambiental, considerándolo una asignatura pendiente del Estado argentino» remarcó el diputado Enrique Estévez.

Hay antecedentes. En los años 2007 y 2015 la Cámara de Diputados dio media sanción a proyectos de Ley de Educación Ambiental (el primero de Maffei/Marcela Rodríguez, y el segundo de Puiggrós). En las dos oportunidades los proyectos perdieron estado parlamentario, sin obtener sanción definitiva en el Senado.

Asimismo el diputado nacional enfatizó que en la letra del proyecto «la conciencia ambiental parece ser una cuestión relegada a los jóvenes, a las generaciones futuras, pero no se replantea en lo más mínimo el modelo de producción, tan solo les trasladamos la problemática y la responsabilidad a ellos, a quienes les daremos elementos para desarrollar un pensamiento crítico, deslindándonos de la responsabilidad respecto al país que les dejamos mientras impartimos “educación ambiental”.

«Argentina tiene deudas pendientes e impostergables como la sanción e implementación de una Ley de Humedales, tomar medidas sobre los desmontes ilegales y así cumplir la Ley de Protección de Bosques Nativos, dejar de subsidiar la producción de combustibles fósiles y cancelarse inmediatamente el acuerdo con China para la instalación de granjas de producción porcina»

«La agenda ambiental no puede estar sólo en la currícula educativa sino en nuestras acciones y compromisos efectivos» finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.