Así lo expresó Soledad Acuña, Ministra de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en una entrevistas realizada por Infobae.

Citada por la justicia a una audiencia en la cual se analizarán los protocolos de testeo previstos para el ciclo lectivo presencial de este año y de la cual depende el inicio o no el próximo 17 de febrero, Soledad Acuña expresó que «No hay ninguna razón jurídica para suspender la presencialidad. Sí sabemos el daño enorme que se les puede producir a los chicos si no hay escuela. Realmente no sabemos cuáles serían los motivos para avanzar con una suspensión de clases. Así como nos han pedido información los sindicatos y legisladores de distintos bloques, estamos muy tranquilos con el proceso que hemos realizado y estamos convencidos de que el 17 vamos a estar con los chicos en las aulas»

Por su parte, señaló que con los gremios docentes «fue un proceso largo» que se llevó a cabo en cinco reuniones generales con los 17 gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires. «Ahora vamos a tener charlas técnicas por separado para evaluar cuestiones específicas de cada nivel educativo sobre las cuáles vamos a trabajar.»

Respecto a la incertidumbre que se generó entre familias y docentes, la titular de educación aclaró que «a los que tienen dudas, los convocamos a que nos hagan preguntas. A partir del próximo lunes, los directivos van a estar en las escuelas para hablar con las familias». Y reafirmó que «La educación es obligatoria y entendemos que la confianza se construye. Vamos a trabajar para que todo el mundo tenga confianza de que la escuela es un lugar seguro. Hay evidencia internacional y publicaciones científicas muy prestigiosas: las escuelas son lugares seguros cuando se cumplen los protocolos».

Asimismo, su par de la cartera de salud, Fernán Quirós, resaltó hoy en conferencia de prensa los daños que puede desarrollar la ausencia de escolaridad presencial en el desarrollo de los niños y niñas.

“Lo que ha pasado con la pérdida de sociabilización y de presencialidad en la escuela ha sido un daño que para muchos niños ha sido importante, y se recuperará con el tiempo, en algunos quedarán secuelas, pero para muchos otros niños seguramente va a ser irreparable, sobre todo para los más vulnerables”, advirtió

“Necesitamos la presencialidad para cuidar y acompañar a nuestro niños a su normal desarrollo y que tengan las oportunidades por igual. Esa estrategia es fundamental. Todo esto hay que hacerlo de manera cuidadosa, porque ambas cosas son esenciales: hay cuidar a los niños, a los trabajadores y a las familias”, concluyó el ministro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.