Entrevistamos a Marcelo Basso, delegado de la Escuela de Educación Secundaria N° 38 de Mar del Plata, para conocer más sobre la situación actual de la escuela que al momento no cuenta con un edificio habilitado para volver a la presencialidad.

—¿De dónde viene el problema de la escuela N° 38 y cuál es la situación actual?

El problema en realidad viene de larga data porque el edificio siempre estuvo alquilado, la escuela está en ese sitio desde hace más de diez años a través de un contrato de alquiler que realiza directamente el Ministerio de Educación en La Plata. Nosotros como comunidad educativa no tenemos acceso ni al contrato ni a los términos del contrato. Hace cuatro años más o menos empieza el dueño con distintos tipos de reclamos, incluso a poner carteles de venta y alquiler del edificio, entonces ahí es donde empieza nuestra incertidumbre y la directora por supuesto a mandar notas solicitando que se esclarezca la situación.

Al principio lo que llegaba es que se estaba charlando con el propietario, era normal que cada vez que se se vencía el contrato había que volver a negociar, y en esa situación el dueño expresaba alguna forma de presión, es lo que a nosotros nos llegaba. La cuestión es que ya desde hace un par de años empezamos con problemas edilicios graves, de hecho, siempre tuvo problemas edilicios ese edificio porque es un edificio muy grande que no está diseñado para la escuela, fue adaptado y gran parte del edificio está tapada con unas maderas.

—Antes en ese edificio funcionaba un colegio privado que fue clausurado por estar pegado a una estación de servicio ¿Es así?

Exactamente, antes funcionó también una escuela privada, después hubo una escuela estatal también con otro número y después pasó a ser la 38. Incluso antes de la escuela privada eso era una fábrica de hielo me han contado, pero yo soy docente en esa escuela hace más o menos 8 años así que he vivido la etapa en la que siempre fue escuela de provincia.

—Hay 100 docentes regularizados en esa institución y aproximadamente 400 chicos que están esperando que se regularice la situación al volver a la prespecialidad. ¿Cómo se ha agravado esta situación y la incertidumbre de no saber si van a poder volver a la presencialidad?

El problema creo que es más grave aún, porque el propio Consejo Escolar ha reconocido que en estas circunstancias actuales y después de tanto tiempo de no haber recibido un mantenimiento adecuado, el edificio está inhabitable. Hoy en día la escuela 38 no tiene una sede oficial, a pesar de eso el actual edificio sigue siendo este que está en alquiler y la directora sigue yendo a atender las necesidades de la escuela en una dirección que tiene problemas graves. Se cae el cielorraso, se filtra el agua cada vez que llueve, los problemas son innumerables. Incluso las preceptoras también siguen yendo y el personal este auxiliar, a un edificio que teóricamente está reconocidamente inhabilitado para su utilización.

—¿Es cierto que está repartiendo los bolsones de comida en este establecimiento que no está en condiciones?

Exactamente y esa es una discusión que no se resuelve y que no tenemos modo de resolver. Te imaginás incluso yo como delegado sindical me tendría que oponer a que ningún trabajador docente vaya a un edificio que está declarado inhabitable, poniendo en riesgo su integridad física y justamente en estas circunstancias en las que ni siquiera se puede mantener un protocolo de salubridad. Sin embargo las cosas siguen, yo ya he expresado con la directora mi negativa a que se puedan desarrollar ningún tipo de actividad en el edificio,  también lo he comunicado al sindicato para que desde la dirección del sindicato se tomen medidas más efectivas para impedir esta situación.

Pero bueno, todo sigue esperando en algún momento una solución que no llega y que ni siquiera hay ningún tipo de notificación real al respecto, porque todo esto que estamos hablando es oral, no hay una nota en donde se diga efectivamente que se está buscando edificio, que se está procurando alquilar otro edificio, que ese edificio está declarado inhabitable. El 23 de febrero nosotros enviamos una nota firmada por todos los docentes de la escuela a la directora del consejo escolar y jamás tuvo respuesta. En la nota pedimos que se nos explique cuál es la situación, no tenemos palabras de nadie respecto de cuál es la situación actual.

—Queda mucho por transitar y lamentablemente hay muchos que no están actuando ¿Qué respuesta se espera de parte del Consejo Escolar?

Yo creo que cualquiera de nosotros como personas adultas, como participantes de la realidad de nuestra sociedad, podemos entender cuál es la situación, pero es un maltrato grave que ya sean más de dos años que estemos esperando una explicación y que no haya un solo funcionario que venga a dárnosla. Nosotros siempre como docentes hemos esperado que se nos convoque para colaborar.

Pero además hay otra realidad, el problema es que toda esta incertidumbre realmente genera que los pibes no se anotan o buscan otra escuela cuando tienen que pasar de un año al otro porque no saben qué va a pasar y es lógico. Entonces empieza a bajar la matrícula, hay docentes que piensan en irse, y si en algún momento se consiguieron el edificio que está lejos del actual lo que va a pasar también es que hayan pibes que no pueden llegar a ese otro sitio. Hay toda una situación muy compleja en la que los docentes tendríamos que poder participar activamente como lo hemos hecho cada vez que hemos tenido que sostener a la escuela, porque todas las escuelas publicas se sostienen con el esfuerzo de los docentes.

Un comentario en «EES N° 38 : “No tenemos palabra de nadie respecto de cuál es la situación actual”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.