En Trama Educativa Radio dialogamos con Adrián Alasino, director de la Escuela Superior de Medicina de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Hablamos sobre las prácticas profesionales, los vínculos con la región y la nueva carrera de posgrado.

– La presidenta del Centro de Estudiantes de Medicina, Pía Quintana, planteaba ciertas dudas respecto de las Prácticas Profesionales de los primeros graduados. ¿Qué nos podés decir al respecto?

Se firmaron las primeras 51 adjudicaciones de las PFO -Prácticas Finales Obligatorias-. Son los estudiantes que están en condiciones, y van a empezar el 09 de mayo, quienes han elegido libremente sus lugares. Tenemos una oferta amplia que se venía trabajando hace mucho tiempo. Hay doce convenios con municipios más todos los acuerdos de Mar del Plata. De los 51 estudiantes hay más de veinte que eligieron los municipios de alrededores. El resto escogieron cupos en Mar del Plata. De todas maneras siempre faltan cosas. Hay convenios que se van renovando otros que se van venciendo pero el diálogo de la institución con la salud pública y privada y la seguridad social es permanente. Es muy variada la oferta. El tema ‘Mar del Plata sí o Mar del Plata no’ va en contra del espíritu de la Universidad. Hablamos de que somos la universidad del sudeste bonaerense, que tenemos que abrirnos a nuestra región, que los municipios de la región tienen serios problemas de salud y de infraestructura sobre todo de recursos humanos. Entonces nuestra política es crecer y ayudar a crecer a los municipios que también nos nutren de sus juventudes. Por cierto, las instalaciones de salud de los municipios están en muy buenas condiciones. tienen una complejidad adecuada para recibir a nuestros estudiantes.

– ¿Eso quiere decir que a fin de año 51 estudiantes se estarían recibiendo por tener sus prácticas cumplidas?

En realidad, como son 10 meses de PFO se va a atrasar. Probablemente sea para marzo del año que viene. También la semana próxima está la última mesa de finales en la Escuela y habrá más de veinte que probablemente rendirían. La primer camada podría ser de unos setenta estudiantes. También falta un examen riguroso que se llama ECOE -Examen Clínico Objetivo Estructurado-. Se toma después de la práctica final.

– Acaba de reconocer la CONEAU -Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria una  Carrera de Posgrado de Especialización en Medicina Familiar. Esto viene a sumar con esa vinculación no solo con el cuerpo de médicos de la ciudad sino también de la región.

Esta segunda carrera que aprobamos, al ser una carrera que está en el artículo de riesgo de vida, tienen que ser acreditadas sí o sí. El posgrado necesita esa acreditación también. De este modo la Escuela Superior de Medicina tiene dos carreras y ambas están acreditadas. Este es un proceso que lleva más de dos años de trabajo y habla de requisitos de calidad que garanticen que la formación de un médico, tanto para recibirse como de posgrado, sea rigurosa. Para nosotros es una desafío porque la Escuela es muy joven. Tener dos carreras acreditadas nos coloca una vara alta.

El tema ‘Mar del Plata sí o Mar del Plata no’ va en contra del espíritu de la Universidad.

Accedé a la entrevista completa:

– ¿Quiénes van a poder acceder al posgrado?

Solo médicos. Hay posgrados de medicina que son para las distintas disciplinas. Esta es una especialización médica. Para nosotros es muy importante que sea la primera porque tiene una coherencia con lo que es nuestro programa. Tenemos un perfil de formación comunitaria, de mirada sobre los entornos, sobre la situación de la comunidad y las causas que generan la enfermedad y la muerte en la población. Esa es la mirada de un médico especialista en atención primaria, un médico de familia. Por lo tanto también es un orgullo para nosotros que en el mismo año que vamos a sacar los primeros graduados ya le podamos ofrecer un posgrado. Hay una coherencia con la propuesta educativa que la universidad decidió implementar. Pero si no son médicos con esta especialidad no lo pueden tomar. O sea no es para pediatras, ni para cardiólogos, ni para traumatólogos. Es para médicos de familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.