Por María Laura Cipolletti*

Diversidad, distintas miradas

Cuando pensemos en diversidad sin pensar en discapacidad, y que lo distinto sea lo habitual, lo cotidiano, lo natural… ya no tendremos que hablar de diversidad porque lo habremos entendido todo.

EPISODIO 1

Escuelas interrumpidas…desconciertos que hablan… La Escuela patas arriba

¡Qué raro es el “recreo virtual”! Extraño tanto ir al bar y pedir un café mientras veo el flujo de alumnos y docentes circular por los pasillos y salones…En vez de eso, me encuentro en la cocina preparando un café. (Anónimo en un encuentro zoom)

Raro es hablar de recreo, cuando la virtualidad no nos da ni tranco de pulga. ¡Nadie sabe cuándo es el recreo! a toda hora llegan sugerencias, mensajes, pedidos, reclamos, mails, whatsApp y también llamados. Es una red de comunicación que no comunica, desordena la tarea diaria.  Hoy más que nunca estamos en el medio del  océano re acomodando la carta de navegación, ¿dónde quedaron las planificaciones de febrero, los eventos, las jornadas?.¡El flujo de alumnos en el recreo! ¡Chicos en orden, salen sin correr, que se pueden lastimar, hay que cuidar al compañero! Hoy viendo a la distancia, como se extraña y no sabíamos que ese era el orden.

Escuelas arrasadas y maestros errantes, es con ideas que se agujerea la obviedad; nadie pensó, supuso, estimo lo que hoy se está viviendo en cada escuela, en cada pueblo o ciudad, en cada provincia, en el mundo.

La escuela hizo la vertical, ¿necesitábamos otra mirada? nuestros pies  paralizadosen lo presencial; ahora totalmente en el aire, nuestra columna curricular intentando recuperar el eje, reconquistando el equilibrio  con la fuerza isométrica de los propios docentes, con una contracción de resistencia elevada sin moverse de la silla frente a una vista plana; apoyos sostenidos en la tecnología y la vinculación de articulaciones frágiles; toda la sangre en la cabeza, con intentos de razonar, crear, pensar en improntas educativas que perforen la obviedad. Pero con la constancia, la audacia y el error podremos hacer piruetas y manejar el cuerpo virtual logrando acrobacias, nuevos aprendizajes, nuevas enseñanzas. Son los pocos que saben por dónde hay que seguir; ensayistas, pensadores, especialistas varios, todos interpelados por la realidad actual. Cuando recuperemos y arriesguemosel equilibrio, seremos otros, podremos decir que estamos a la espera de nuevas propuestas, o perforaremos antes para que no nos sorprenda la obviedad. Seguimos practicando…

“El problema no es inherente a ningún dato, no reside en ningún, hecho o fenómeno en sí. El problema aparece cuando entramos en contacto con un afuera del pensamiento o, más claramente, cuando el pensamiento se ve sacudido por una fuerza que no alcanza a comprender pero tampoco puede desoír; o sea, cuando lo pensado no alcanza.”[1]

Cuando leí este párrafo recordé  lo que menciono otro docente, creo que esto podemos referir a la paridad existencial de que nadie tiene recetas, a todos nos sacudieron la cabeza y nos quedamos sin respuesta porque lo pensado no alcanza. Cuando me refiero a estar haciendo la vertical, hablo de un cuerpo – escuela que hay que volver a construir, percibir e interpretar desde nuevos significantes. Muchos buscan en la intervención de los problemas, la búsqueda de paraísos perdidos y/ o expectativas prolijamente diseñadas. Y esto no es ver al problema como una oportunidad de aprendizaje, de reequilibrio, de avances; porque qué lindo seria ver a una escuela caminando en vertical, luego de reaprender sobre el equilibrio, nuevas sensaciones, nuevos apoyos, nuevas formas de mirar y agudizar buscando un punto fijo, que ayude  a pensar en un horizonte, y tanto razonar  que no maree las ideas.

Maestros que no entienden pero buscan, o se las rebuscan,  ¡cuantas preguntas!, ¡Que pocas respuestas! Pero qué lindo desorden “Pensemos que una escuela no es la que la define, sino lo que la excede.”[2] Cuanto exceso de no saber, pero a su vez sentimiento de un camino que se anda, se descubre, se explora, roles cambiados (padre docente), funciones diluidas (docentes que enseñan no solo a niños, sino también a padres pedagogos) ¿cuál es el rol del maestro en esta realidad?

 Da la sensación que estamos sobrevolando el plano distinto, nada esta funcionalmente bien, o por lo menos hasta este momento,  no hay materiales físicos solo virtuales, no hay contacto solo emoticones y cámaras apagadas, no hay mucho ruido (niños gritando en una patio, clases de educación física, cursos trasladándose de un aula a otra) si hay mucho silencio (¿me escuchan?, abran los micrófonos los quiero escuchar), planificaciones adaptadas, recortadas, reformuladas, borradores; nada responde a la expectativa de principio de año, Acá se vislumbra una nueva escuela, “ Cada niño nos enfrenta a lo desconocido, a una pregunta, a un enigma. La escuela se vuelve potencia si la vivimos como un territorio a poblar, a transitar, a construir a partir de las presencias reales que somos. Si los acontecimientos son la cal, el canto es su oportunidad de producción.”[3] Producir sin que el miedo a lo desconocido nos paralice, producir una escuela reinventada desde la oportunidad del problema, y no de soluciones ya establecidas, poblar un territorio desconocido, hostil y misterioso. Seguimos en vertical, con los brazos cansados por el esfuerzo y la resistencia del peso de una vieja escuela que cuesta elevar.

Para cerrar, reflexiono sobre alguna salida o una nueva figura; existen, algunas formas de salir (recobrar la postura bípeda)de una vertical, una volviendo hacia atrás (vieja escuela);otra, dejarse vencer por el peso y caer de espalda (rompiendo la columna vertebral, con posibilidad de lesión medular) y la última ¡ la que da vértigo! haciendo una nueva figura, volteretas, nuevo rol (nueva escuela), arriesgando a conquistar nuevos planos y posturas… que será consecuencia de un gran esfuerzo de todo un cuerpo escolar. Esto es vivir la diversidad, animarse a mirar patas para arriba, sin miedo a perder el equilibrio y ver nuevos horizontes, distintos enfoques.


*Colegio «San Francisco»

Foto: Braian Pedro @braapedro

[1]Duschatzky, S. (2020). ¿Algún Problema? Flacso, 1.

[2] Duschatzky, S. (2020). Cuerpos que exceden los códigos. Flacso.

[3] Maestros, directores e investigadores. Donde está la escuela… más allá de la escuela. Flacso


El presente artículo refleja la opinión personal de su autora y no corresponde necesariamente a la línea editorial de Trama Educativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.