El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, mantuvo una entrevista en el programa “Hagan algo” de C5N, en la que contó cómo continuarán las clases en la Ciudad de Buenos Aires y qué pasará este año a nivel curricular.

– ¿Qué va a pasar con las clases en la Ciudad?

Mañana (lunes) tenemos una reunión de trabajo con el ministro Ginés, y los ministros de la Ciudad, Acuña (Educación) y Quirós (Salud), para poder analizar la situación epidemiológica.

Lo que queremos debatir el día de mañana con ambos ministros de Salud, es si realmente están dadas las condiciones epidemiológicas para un regreso seguro a las actividades escolares, o si es exponer a nuestros niños, niñas, adolescentes y docentes a un riesgo innecesario

– Supongo que usted no va a la reunión sin haber conversado previamente con alguno de los especialistas, ¿cuál es la aproximación con la que va Nación?

Hay una realidad de mucha complejidad, al punto que el Gobierno de la Ciudad hace varias semanas propuso el regreso a gabinetes informáticos, y nosotros dijimos que no estaban dadas las condiciones.

Entonces, ofrecimos 6500 computadoras para poder llegar a esos estudiantes de la Ciudad que tienen menor nivel de vinculación con la escuela, garantizando además la conectividad gratuita a partir del ENACOM (Ente Nacional de Comunicaciones), y contando con la participación de trabajadores sociales, con la ayuda de la Universidad de Buenos Aires, para establecer la mejor estrategia de reinstitucionalización.

En estas dos semanas no nos han dado todavía los datos, dicen que solo han podido identificar 1500 estudiantes, y que en los próximos 20 días lo harán con los 5000 restantes. 


– ¿Por qué es más peligroso ir a la farmacia o ir a un trabajo, que ir con la distancia pertinente a un espacio público con alguien que está enseñando?

Creemos que el Estado tiene que ir al hogar, y no los chicos a una plaza o a una escuela en esta situación epidemiológica. Somos conscientes que un regreso a las aulas cuando no están dadas las condiciones puede ser un enorme riesgo para toda nuestra comunidad educativa, por eso para nosotros el hecho de darles una computadora, o que un trabajador social vaya al hogar con una presencia constante, es una propuesta superadora.

Lo que queremos que debatan los especialistas es la responsabilidad del cuidado de la salud. Nosotros, al fin y al cabo, como Ministerio de Educación vamos a aceptar la recomendación que nos den los expertos del campo epidemiológico, pero la realidad es que hay una situación de mucha preocupación y de mucha circulación en esta Ciudad de Buenos Aires.

– La Ciudad de Buenos Aires está insistiendo con estos protocolos, ¿cuál cree usted que son las verdaderas intenciones del Gobierno de la Ciudad con esta insistencia?

Yo creo que el gobierno de la Ciudad tiene una agenda distinta a las demás jurisdicciones, a mi me cuesta comprender esta necesidad de apurarse para abrir las escuelas cuando hay tanta incertidumbre.

Yo me siento responsable de cuidar la salud de todos nuestros estudiantes y docentes, por eso para nosotros mañana es un día muy importante para tratar de clarificar una mirada única, que es lo que necesita la sociedad argentina, para poder dar certidumbre en un marco de enorme incertidumbre.

– ¿Qué va a pasar este año a nivel curricular? Y sobre todo pensando en los estudiantes que no tuvieron clases hasta ahora, ¿se valida el año o no?

Lo que definimos con las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires, es un proceso de reorganización pedagógica. No hay promoción automática, no es que los chicos pasen de año como si nada hubiese pasado, vamos a acreditar sólo los saberes que adquirieron este año.

Por eso, trabajamos con el concepto de unidad pedagógica 2020, con 2021 y de ser necesario con 2022, y aquellos saberes que no se pudieron transitar este año, se van a transitar el año próximo, siendo conscientes que el impacto es profundo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.