El Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad una guía que establece, a través de un sistema de semáforo, indicadores epidemiológicos con el objetivo de orientar a las jurisdicciones en la toma de decisiones. La vuelta progresiva a la presencialidad sólo será posible en los distritos que registren bajo riesgo.


Las variables plantean escenarios de riesgo bajo, medio y alto. El sistema de semáforo estará compuesto por tres indicadores: el nivel de transmisión del virus, la comparación de casos de los últimos 14 días y la disponibilidad de camas. En base a esto, cada provincia podrá avanzar según la realidad epidemiológica que esté atravesando.



Aquellas jurisdicciones que tengan un riesgo bajo podrán reanudar de manera escalonada y progresiva las clases presenciales en todos los niveles educativos, mientras que en los distritos con mediano riesgo podrán llevarse a cabo actividades de revinculación educativa no escolares, con grupos de no más de diez personas y preferentemente al aire libre.

Además, para hacer efectiva la vuelta a la presencialidad, estos indicadores deberán articularse con el protocolo marco aprobado por el Consejo Federal de Educación en el mes de julio, y nueve puntos elaborados por especialistas de la salud, entre los que se encuentran: contemplar la situación habitacional o niveles de hacinamiento de los estudiantes; evaluar la forma de traslado que se utilizará; y tener los procedimientos detallados sobre cómo actuar ante la aparición de un caso sospechoso y/o confirmado de coronavirus en la escuela.

Sobre esto, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, declaró: «Es un paso importante, da más tranquilidad y mayor previsibilidad a las familias al entender cuándo vamos a poder dar cada paso», y agregó: “Somos promotores del regreso a las aulas, siempre garantizando el cuidado de la salud y, por ello, nos hemos preparado desde el inicio para volver a reencontrarnos con nuestras niñas, niños y adolescentes” 

La decisión de comenzar o discontinuar las actividades presenciales en las escuelas deberá ser monitoreada, inicialmente, con una frecuencia mínima quincenal que se irá ajustando según la realidad local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.