Entrevistamos a Melanie Inés Markman de la Unión de Psicopedagogos y Psicopedagogas del Partido de Gral. Pueyrredon y zona, para conversar sobre la importancia de la psicopedagogía en tiempos de pandemia.

—¿Cuál es tu rol dentro de la asociación de psicopedagogos?

Yo soy vocal, suplente dentro de la comisión fundadora. Estamos trabajando arduamente con todo el equipo hace más de un año ya, sumando actividades y tratando de concientizar y fidelizar a los profesionales de nuestra área. Es una tarea muy importante que se visibilizó a raíz de la pandemia, pero que  es una deuda pendiente, los que tenemos más años hemos pasado por algunos intentos de agrupar psicopedagogos de alguna manera y el año pasado por iniciativa de cuatro profesionales del área se logró abrir el protocolo para trabajar desde el primer tiempo. Y eso motivó a que nos unamos, a que podamos pensar juntos la profesión, ya que es una profesión nueva respecto a otras similares como es la psicología. 

Invitamos a que la gente realmente se acerque, se afilie, es muy importante que  se afilien a nuestra unión de psicopedagogos porque somos muchos, tenemos un grupo de mucho trabajo y mucha movilidad pero en la afiliación todavía está costando. El rol psicopedagógico ha adquirido un protagonismo muy importante no sólo en los chicos con dificultades, sino en la mirada respecto a lo que es la educación en un tiempo diferente que es la pandemia.

—¿Desde dónde abordás la psicopedagogía? ¿Cuál es tu especialidad?

Yo hace muchos años que trabajo con orientación vocacional, me dedico exclusivamente a trabajar con jóvenes, con adultos, en lo que es la decisión, la elección y el pensarse en un proyecto de vida. La orientación vocacional que no es hacerme el test, sino es pensar y reflexionar sobre mi proyecto de futuro. Es un área que tiene también en este momento nuevos desafíos, la orientación es justamente acompañar como mediador a una persona que tiene que pensar en su futuro, que tiene que pensar qué hacer con sus vidas, qué hacer con sus intereses, con sus deseos, respecto a la realización de futuro.

Y se nos están complicando algunas tareas, la orientación tiene mucho que ver con el entorno social, económico y político del momento, las posibilidades que tenemos en cada momento no sólo personales sino también de nuestro contexto. Porque más allá de lo que queremos hacer es lo que podemos hacer y es lo que el medio nos permite, así que la reflexión se va modificando. La orientación vocacional ocupacional no tiene sólo que ver con qué voy a estudiar, tiene que ver también con qué voy a hacer de mi vida.

—¿Cómo ves el panorama actual? ¿Los chicos hacia donde encuentran sus destinos?

Hay como una gran variedad, pero hay aspectos que intentamos hacer todo presencial. En el consultorio por ejemplo tenemos la posibilidad de seguir a distancia pero todo lo que podamos hacer presencial lo quieren presencial. Los chicos han tenido mucho adaptación y bastante paciencia durante el año, han pasado de tener todo el año a distancia y este año había mucha esperanza de la presencialidad, entonces como que el cansancio se sintió distinto. El año pasado hubo como más resignación y aceptación de la realidad que se estaba viviendo, pero este año les está costando más y ya como que no tienen paciencia, entonces los encuentros prácticamente son todos presenciales.

Y un tema que es importante también es que hay un cierto aprendizaje  de todo lo que es la oferta de educación a distancia, en esto quiero hacer una referencia porque en lo que es de educación superior hoy la educación a distancia tiene un peso muy fuerte y los chicos que han pasado dos años en la virtualidad se dan cuenta que hay ciertas carreras que pueden estudiar a distancia. Antes pensamos que la educación a distancia era solo para gente grande o gente que ya había pasado una etapa y no podía estudiar presencial y estudiaba a distancia, hoy nos damos cuenta que todos, incluso los chicos que salen de la escuela secundaria, pueden estudiar a distancia, se dan cuenta que es una opción de poder organizarse con un trabajo y el estudio.

Hay mucha ayuda, mucha indefinición y muchas dudas también, pero hay una búsqueda de este acompañamiento, creo que cada vez más. Es un año donde han estado en soledad, mediados por la computadora, haciendo tareas, reuniéndose por equis razón, pero para estas cuestiones de pensar en lo íntimo y personal la ayuda profesional si se está solicitando mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.