Escuela Secundaria N° 38: “Nuestros hijos no tienen un espacio digno y seguro para empezar a cursar”

La Escuela Secundaria N° 38, ubicada en Independencia 3365, mantuvo sus puertas cerradas aún a principios del ciclo lectivo 2021, cuando en Mar del Plata las clases presenciales podían llevarse a cabo. Esto se debe a que la infraestructura del edificio no es adecuada para que los estudiantes asistan, por lo tanto, las familias reclaman una respuesta al Consejo Escolar para poder mudar el establecimiento.

En el comunicado enviado por los padres al Jefe Distrital del Consejo Escolar, Diego Reinante, y a la presidenta del Consejo, Carina Cermesoni, explican que “el contrato actual del edificio se encuentra vencido desde 2019 y no se renovaría”, por lo tanto, durante el 2020 se propuso una nueva sede que cumple con las condiciones de infraestructura necesarias, pero el estado de esas gestiones es desconocido, lo que “genera una gran incertidumbre en toda la comunidad escolar”.

Desde TramaEducativa, conversamos con Paola, una de las mamás que forma parte de esta comunidad educativa. Ella declaró: “Es algo que trasciende el contexto Covid que estamos viviendo actualmente”, ya que en el caso de que el partido de General Pueyrredon pudiera regresar a las clases presenciales, “nuestros hijos no tienen un espacio digno y seguro para poder empezar a cursar”, expresó.

La nota dirigida a las autoridades del Consejo Escolar fue enviada por las familias hace casi un mes, en relación a esto, Paola dijo: “Hasta ahora ni siquiera se comunicaron para decirnos estamos viendo cómo lo podemos solucionar, no tuvimos absolutamente ninguna respuesta”, y señaló que los directivos de la escuela también enviaron distintos reclamos, pero se encuentran en la misma situación.

El edificio donde se realizaban las actividades escolares se encuentra con un gran deterioro: paredes en mal estado, goteras, desprendimiento de cielo raso y revoques, insuficiente ventilación y baños para uso de los alumnos, entre otros problemas. Algo que impide planificar cualquier actividad tendiente a un retorno bajo los actuales protocolos sanitarios.

El mismo área de Infraestructura de la Provincia remarcó que no estaba en condiciones y no contar con una sede “coloca en situación de desigualdad a nuestros hijos e hijas que ven vulnerado su derecho fundamental a la educación”, apuntaron en el comunicado.

A esta problemática se le suman las dificultades de conectividad y acceso a la tecnología que pueda tener cada familia en particular. Por eso, el reclamo gira en torno al alquiler o la compra de un nuevo edificio, “creo que han pasado una cantidad de días suficientes como para que al menos alguien nos de un aliento en relación a que las gestiones están avanzando para realizar la mudanza”, aseveró Paola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *