Entrevistamos a Adriana Donzelli, Secretaria General Sadop Mar del Plata, para conversar sobre la nueva ordenanza municipal de jardines de infantes y realizar un balance del año.

—¿De qué se trata y qué implica la sanción de esta ordenanza regulatoria de jardines maternales?

La ordenanza que regula la actividad de los jardines maternales es la primera en la provincia de esta característica. Lo que hace es definir a las instituciones educativas, en principio del nivel maternal, del nivel inicial y en particular del maternal, como parte del sistema educativo. Se ajusta a lo que dice la Ley de Educación Nacional y Provincial y genera un marco de regulación, porque como hemos venido contando en trama educativa y en todos los espacios, el nivel de precarización que hay de este nivel es muy preocupante. Tenemos habilitaciones que estaban basadas en la ordenanza anterior, una ordenanza totalmente obsoleta y que desconocía gran parte del reconocimiento de derechos que vinieron a traer la ley de educación nacional y provincial.

Esta ordenanza en concreto lo que implica derogación de la ordenanza anterior que tenía 35 años y que le daba un marco de habilitación bastante complicado, definiendo controles de una manera muy difusa. Entonces esta nueva ordenanza que se sancionó hace un par de semanas, lo que hace es en principio derogar esa anterior, ese marco en el que algunos empleadores se querían apoyar ya no está. También da un plazo de adecuación para los que ya están funcionando porque como la oferta de jardines de maternales es toda privada, a nosotros nos interesa sostener los puestos de trabajo, pero además sostener el servicio porque la comunidad necesita de estos servicios y lo que hace es plantear un plazo de adecuación para que los jardines vayan acomodándose a los requisitos de las autoridades educativas. Ese plazo no es solamente un plazo en el tiempo, sino que plantea el acompañamiento tanto de DIEGEP como de la Secretaria de Educación.

Y algo muy importante que también es un viejo pedido de SADOP, es la creación de un registro público de jardines maternales. Esto da mucha tranquilidad a las familias, a las trabajadoras porque lo que implica es que los jardines que están en este registro público tienen la supervisión y la habilitación que corresponde. Lo que hace es enmarcar en la normativa que le corresponde a los jardines maternales como instituciones educativas y le da a DIEGEP la potestad de control y supervisión.

Escuchá la entrevista completa en:

—Esto garantiza un piso de derechos tanto para trabajadores y trabajadoras y también para los niños y niñas que van a estar en un marco educativo con profesionales que se han formado para eso ¿Es así?

Totalmente, es otro concepto, esta idea de la guardería ya está reñida con el reconocimiento de derechos de las niñeces de hoy. Lo que nosotros decimos es que las desigualdades sociales arrancan en el nivel maternal, porque es abismal la diferencia entre quienes pueden pagar una cuota en un jardín que tiene todos los controles y otro que funciona o en la clandestinidad o en las penumbras. Esto es realmente una herramienta que da seguridad, tranquilidad y calidad educativa a los más chiquitos del sistema educativo, pensemos en el grupo etario que estamos hablando, y una fuerte presencia del estado que también creemos que es indispensable para poder garantizar esas condiciones. Así que sin ninguna duda esto es calidad desde el punto de vista laboral para los docentes, pero sobretodo calidad educativa y seguridad para los más chiquitos.

—¿Cómo tomaron los empresarios esta ordenanza?

Nosotros en toda la génesis de esta norma, que es una norma que se ha construido a lo largo del tiempo y que tiene el aporte de distintos sectores, convocamos a los empleadores a ser parte porque nosotros necesitábamos que se involucren, que entiendan y que pongan su mirada. Algunos se han involucrada, la pandemia una de las cosas que hizo fue poner sobre la mesa las dificultades y la precarización económica y financiera de la mayoría de los jardines maternales, cuando empezó a verse afectado el pago de las cuotas saltó a la luz que estas instituciones tenían ciertas dificultades para soportar la pandemia. Estuvimos en contacto, estuvimos ayudándolos a gestionar las asistencias de gobierno para el pago de los sueldos, fue sin lugar a dudas el sector más golpeado durante la pandemia.

Algunos empleadores y empleadoras con mucha responsabilidad estuvieron a la altura de la circunstancia, hicieron lo imposible para sostener a sus trabajadores y para sostener el servicio educativo, porque esos nenes tenían que volver al jardín. Y otro grupo que creo que es minoritario ha pedido trabajado en cualquier condición, no les importaba exponer a los chicos. Creo que esas enormes asimetrías lo que hicieron fue mostrarle a todo el arco político que aprobó esta ordenanza, que en ese marco de irregularidad había que generar una nueva norma y que había que ordenar todo eso.

—¿Cómo fue el funcionamiento de SADOP al ser sede de un vacunatorio? ¿Qué les deja a ustedes como sindicato?

Creo que la satisfacción de saber que los sindicatos estamos en los momentos difíciles donde hay que estar, poniendo lo que sea necesario de nuestra parte desde la concepción solidaria que nos define. Y en principio SADOP junto con otro gremios, hemos puesto a disposición nuestras sedes para vacunar a los docentes porque la idea era que se pudiera retornar a la prespecialidad lo antes posible, y después se abrió la propuesta para que podamos vacunar a otros sectores de la sociedad, y ha sido una experiencia sumamente rica. Hemos puesto a disposición nuestra sede para el vacunatorio, hemos colaborado con una fenomenal campaña de vacunación que llevó adelante la provincia y la nación, pero también nuestras obras sociales con todas las dificultades que atravesamos,  han estado a la altura de las circunstancias en pandemia, con los hisopados, con el acompañamiento, con la contención. Creo que en tiempos difíciles rescatar el valor de la organización es fundamental, así que como saldo creo que es importante tener esto.

—Respecto de la situación de violencia de género en tiempos de pandemia ¿Cómo fue avanzando ese trabajo? ¿Cómo creés que se va seguir trabajando ahora con la presencialidad en las escuelas?

La verdad que son situaciones totalmente complejas, nosotros desde el SADOP y desde el movimiento obrero en conjunto tanto desde la CGT como las otras centrales con las que trabajamos permanentemente, generamos instancias de formación. Es muy importante que los dirigentes, quienes tenemos algún lugar de responsabilidad y los docentes, tengamos la formación y la sensibilidad bien a flor de piel para detectar una situación de este tipo. Desde SADOP en particular capacitando delegados y delegadas, porque estas mujeres que pasan por situaciones así comparten trabajo, familia, vínculos, entonces para que todos tengamos rápidamente la herramienta para intervenir. Y algo que nosotros valoramos mucho desde la OSDOP es la creación de un equipo social para poder acompañar este tipo de asesoramiento y asistencia de violencia de género, como también consumo problemático y otras cuestiones. Pero creo que es importante que nuestras organizaciones tengan la capacidad de reaccionar rápidamente para contener estos flagelos de hoy.

—¿En qué estado está la situación de las paritarias?

La verdad que también una preocupación era el tema salarial, sin embargo, los y las docentes hemos recuperado la paritaria que es un espacio muy importante, no sólo para discutir salario sino para discutir otras políticas educativas como es la formación docente, como programas socioeducativos. Hemos tenido una recomposición salarial en la provincia que nos permitió ir alcanzando la inflación, una inflación que está desbocada y que nos preocupa a los trabajadores porque donde más impacta es en los productos de primera necesidad pero desde el gobierno de la provincia se ha tenido ese ida y vuelta y esa respuesta suficiente como para poder ir alcanzando  lo que íbamos perdiendo con la inflación.

Ahora en diciembre nuevamente hay un compromiso de volver a juntarnos y analizar cómo estamos en comparación con la inflación. Nuestra idea es no tener que estar corriendo con la inflación, poder empezar a recuperar salario en términos relativos porque es lo que nos permite mejorar la calidad del salario. La situación del país y esta presión que se ejerce sobre los precios hace muy difícil esa recomposición, pero tenemos que pensar que ese tendría que ser el horizonte a buscar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *