La Secretaría de Bienestar de la Universidad Nacional de Mar del Plata desarrolla políticas activas para el bienestar de alumnos, docentes, personas graduadas y también para el personal universitario. En este sentido, en Trama Educativa Radio dialogamos con Facundo Bustos, abogado y secretario de bienestar universitario.

– ¿En qué consiste el servicio social universitario?

El servicio social universitario desarrolla un trabajo de acompañamiento sobre aquellos individuos de la comunidad. Trabajamos en pos del bienestar de los estudiantes, pero también de los docentes y del personal universitario. Desarrollamos el proceso de selección de aquellas personas que van a acceder a distintas becas, sobre todo siendo estudiantes, pero no solo en el otorgamiento, sino en todo el acompañamiento y la trayectoria.

«Son de esas cosas que uno no ve, pero que hacen un trabajo persona a persona, siguen, se ocupan y conocen a cada uno de sus becarios, es un trabajo que hay que reconocer, es muy complejo»

Facundo Bustos, secretario de bienestar universitario

– ¿A qué becas pueden acceder actualmente las personas que estudian?

Nosotros hemos terminado esta primera parte del año de entregar los distintos tipos de becas a los ingresantes. La universidad tiene un esquema donde otorga becas a alumnos ingresantes durante la primera mitad del año, y a alumnos de estudiantes avanzados en la segunda mitad del año.

Somos conscientes que nos gustaría tener más de lo que podemos, pero dentro de nuestro recurso pudimos otorgar, a alumnos ingresantes, una pequeña cantidad de notebooks para que puedan desarrollar su trayecto educativo. Luego, la universidad cuenta con una beca de ayuda económica, se realiza a lo largo del año en 10 pagos, y hay una segunda ayuda de beca económica que es el mérito académico, pero siempre es importante resaltar que estas dos becas requieren una condición psicosocial de la persona que requiera que su familia no pueda solventar la carrera.

Por otro lado, tenemos las becas de comedor, que en este caso puede ser una beca en la que acceden al comedor o cualquiera de las bocas de expendio en las unidades académicas, y se le otorga una vianda diaria de comida o puede ser que tenga media beca y en ese caso abona el 50% del precio de la comida, que hoy está $150.

También existen becas de transporte que puede ser una beca o media beca, lo cual se le cubre todo el valor del trayecto hacia su unidad académica, o en el caso de la media beca se le da la mitad de ese valor. Además, tenemos las becas de materiales que lo que le permite a la persona es acceder a los apuntes en los centros de copiados de los centros de estudiantes, con la variante que tienen las distintas carreras. No todas las carreras tienen la misma necesidad de fotocopia.

Lógicamente la Universidad ayuda en alguna de las becas que otorga el Gobierno nacional, como son las becas Progresar o las becas Manuel Belgrano, que allí hay otro tipo de recaudos, hay un recurso que nos están acompañando de otro lado, entonces podemos ayudar a otro estudiante. Siempre la idea es acompañar toda la trayectoria educativa de la persona y que todos puedan llegar al título.

«Hay un trabajo a conciencia del equipo de servicio social, tratando de que el recurso se estire lo máximo posible, es un trabajo enorme el que hacen»

Facundo Bustos, abogado

– ¿Han notado algún incremento en la demanda de becas en los últimos tiempos?

Nosotros notamos un incremento de los pedidos y vuelve a ser importante la evolución que hace el equipo. La verdad que hay una mirada profesional, integral y muy profunda de cada uno de los casos. Están atentos a los celulares, abiertos las 24 horas, si hay una urgencia me están llamando y trabajamos y la universidad trata de acompañar a las personas en los momentos de más necesidad.

– Hay un programa de discapacidad y equiparación de oportunidades, desarollada en conjunto con Cilsa, donde también ofrecen becas, ¿en qué consisten?

La beca que se otorga es de ayuda económica, principalmente el programa trabajó en poder realizar los ajustes que necesiten los distintos estudiantes para poder desarrollar su trayecto educativo. Entonces, a lo mejor podemos encontrarnos el caso de una estudiante que tiene simplemente una dislexia y necesita no contestar un examen en forma escrita, pero lo puede desarrollar oralmente, o viceversa, en todo ese tipo de ajustes está trabajando el programa de discapacidad.

Estamos terminando de poner carteles en braille en las puertas de las unidades académicas, un tema que a lo mejor los que tenemos la suerte de ser videntes no le prestamos atención, pero esas pequeñas puertas que todos vemos y conocemos, para la persona ciega que llega por primera vez al complejo universitario es una impresión importante. Estamos tratando de avanzar en esas barreras de accesibilidad.

– ¿También están articulando algunas becas con empresas?

Estamos articulando sobre todo con Banco Galicia que nos ha dado mucha fuerza, y también muchas otras empresas como Telefónica y algunas profesionales. Tenemos otras situaciones que estamos viendo. En el área de Ingeniería buscan jóvenes estudiantes sin recibirse, estudiantes avanzados.

Además, si bien es un momento difícil de la economía, a la persona le representa un buen sueldo, nunca pagan lo que le pagarían a un ingeniero, pero bueno hay muchas posibilidades de desarrollo profesional a futuro. Lógicamente se ve en todas las Universidades, las Tecnicaturas, como Enfermería con el título intermedio de 3 años ha tenido un pico de crecimiento.

Para escuchar la entrevista completa:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.