“No nos imaginamos una clase con 300 o 500 estudiantes como las que teníamos”

Entrevistamos a Pedro Sanllorenti, secretario general de ADUM, para conversar sobre el estado de las paritarias y el posible retorno a la presencialidad en el segundo cuatrimestre en la Universidad Nacional de Mar del Plata.

—¿Cómo se dio el proceso de la apertura de la paritaria nacional?

Fue un proceso que tuvo que ver con una demanda y por suerte, con una rápida respuesta a esa demanda, que no fue lo que ocurrió en la primera etapa de año donde estuvimos dos meses esperando para trabajar y finalmente el acuerdo se firmó en mayo después de varios tironeos y algún desencuentro. En cambio ahora se ve que ya hay una decisión que está tomada al más alto rango del gobierno nacional, de generar una modificación en el conjunto de los valores que se han acordado en las paritarias. Y eso mismo se va viendo en la provincia de Buenos Aires con un formato ligeramente diferente, pero también va repercutiendo en los sectores de los sindicatos del orden privado, algunos de los cuales se anticiparon a esta cuestión.

Yo creo que si el acuerdo anterior en vez de haberse discutido en mayo se hubiera discutido en marzo como hubiera correspondido, a todos nos hubiera parecido razonable el valor del 35% y hubiera pasado más fácil en las consultas y asambleas. En cambio al demorarse, tuvimos esos dos meses de 4% de inflación que ya nos pusieron en alerta de que el valor sobre el que estábamos discutiendo, entonces el resultado de eso fue que después de tironeos, se llevó a un 30% en este año y un 5% a principio del año que viene. Pero ya se veía al mes de mayo que era muy difícil cumplir con esa meta y en todo caso quedaba depositada la confianza en la cláusula de revisión, hay quienes creen que esa cláusula de revisión es un adorno más en el acuerdo y quienes pueden pensar que realmente se ha utilizado. Lo que estaría ocurriendo ahora es una muestra de que la clausula de revisión puede utilizarse e incluso anticiparse, porque estaba prevista para septiembre y se va adelantar al 12 de agosto.

Escuchá la entrevista completa en:

Ir a descargar

—¿Qué opinás de lo dicho por el rector respecto del retorno a la presencialidad?

Es difícil la vuelta a la presencialidad, no nos imaginamos una clase con 300 o 500 estudiantes como las que teníamos, si hablamos de presencialidad yo entiendo que no podemos hablar de eso. Sí podemos hablar de otras cosas que se pueden garantizar y estamos en condiciones de hacerlo, con cuidados, con aforos, con sanetización etc. ¿Qué cosas imaginamos nosotros que pueden ser parte de la demanda de la institución? Para responder a esa pregunta hicimos una reunión con la mesa ejecutiva de ADUM  y les preguntamos a las autoridades para que nos indiquen qué cambios específicos quieren hacer para principios del segundo semestre. Eso lo vamos a trabajar en una reunión en mesa ejecutiva con el cuerpo de delegados en la primera semana de agosto y para eso hemos informado a las autoridades de lo que tenemos y qué le podemos agregar.

Hemos agregado durante este cuatrimestre la posibilidad de hacer concursos presenciales con limitaciones, que no sean aulas concurridas. Nosotros teníamos una demanda el año pasado y entiendo que sigue vigente por parte los docentes, que es la necesidad de tomar algunos exámenes de manera presencial, ya sea exámenes finales o parciales. A priori podríamos decir que eso es posible en las materias de tercer año en adelante, que el número de estudiantes lo permita y sobretodo en carreras que tienen un número de estudiantes posible de ser reunido en un aula con distanciamiento.

—Respecto de la presencialidad en el segundo semestre ¿En cuánto impacta el plan de vacunación que está alcanzando masivamente a los docentes universitarios?

Yo diría que en principio en esto que estoy mencionando, la posibilidad de tomar algunos exámenes, a eso se le puede agregar otra cosa que es la posibilidad de que en grupos reducidos, al menos una o dos veces en el segundo semestre, los alumnos de las materias de primero y segundo año que han ingresado a la universidad con la pandemia puedan hacer un recorrido. Yo más que eso no imagino porque creo que todavía no podemos garantizar una prespecialidad mayor.

El otro modelo que está muy en boca de rectores y en boca de la secretaría de políticas universitarias es el que se denomina modelo hibrido, que es un modelo en el cual se da clases con estudiantes con prespecialidad y a la vez  también se dan clases a distancia. Nosotros tenemos reparos sobre esa posibilidad, porque si un docente tiene que dar la clase con los estudiantes que puedan concurrir y a la vez hacer otra actividad para dar esa misma clase a distancia seria duplicarle la tarea, no sería lo aconsejable. Si en vez de eso hay aulas para que los docentes pueden concurrir a  la universidad a dictar sus clases online y algunos estudiantes estén presentes pero con la clase en simultaneo, sería lo mas optimo. Eso requiere equipamiento y personal capacitado para hacerlo, el plan de virtualización de la educación superior que ha planteado la secretaria de políticas universitarias que ya tiene una distribución de fondos y demás, plantea que el 70% de los fondos debe ser destinado al montaje de estas aulas hibridas, que imagino en la Universidad Nacional de Mar de Plata más funcionando para el 2022 que en el 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *