Entrevistamos a la Contadora Romina Hernández quien se desempeña a cargo de la Secretaría de Asuntos Laborales de la UNMDP, para hablar de los protocolos para el regreso de las tareas a la Universidad.

—¿Cómo es la situación en la universidad actualmente?

Estamos trabajando hace un tiempo, es una realidad muy cambiante así que vamos paso a paso. La semana pasada por paritaria particular, pudimos aprobar un protocolo general de actuación para que cualquier persona entre a los edificios la Universidad. En principio este protocolo plantea las cuestiones básicas de cualquier protocolo, con el tema de la distancia mínima de dos metros, el tapaboca, y sobretodo bastantes cuestiones específicas de cuando uno ingresa al edificio poder controlar las personas que entran y que salen. Por otro lado, ya estamos empezando la semana que viene con las capacitaciones del personal que debe trabajar de manera presencial y también la compra de los insumos necesarios para poder llevar adelante el protocolo.

—¿Entonces hay una posibilidad del retorno a la actividad administrativa?

Nosotros venimos teniendo paritarias con el gremio APU (N. del E.: Asociación del Personal Universitario) cada 15 días porque es una situación bastante cambiante. Aprobamos la guardia mínima y la limpieza necesaria para que las actividades presenciales se empiecen a desarrollar, además del ingreso de cualquier personal a los edificios, ya sea Rectorado o el Complejo Universitario de las Unidades Académicas. Más que nada para poder generar todas esas cosas que se necesiten para seguir con el trabajo virtual, por ejemplo ir a buscar expedientes, sacar fotocopias. Y por otro lado también lo que se acordó es que aquellas actividades que necesitamos que sean presenciales ya sea porque es una actividad que no se puede virtualizar o porque no se ha podido virtualizar, siempre que sean con en común acuerdo (por ejemplo entre en las Unidades Académicas los decanos y decanas junto con su personal administrativo) se va a presentar a la Secretaría de Asuntos Laborales la propuesta de la actividad presencial y se va a acordar en común acuerdo con el gremio.

—¿A partir de este avance, cómo ven un posible retorno a las clases en modo presencial?

Ahí hay mucha incertidumbre, se avanzó primero con el personal docente que se dedica a la cuestión de investigación, ya cuando se aprueben los protocolos también se van a empezar a reincorporar. Pero antes hay que tener los protocolos específicos de este protocolo general, por una cuestión de los metros de distancia y la cantidad de personas que van a investigar a las Unidades Académicas. Después los extensionistas, también por paritarias particular, se agregarán en la misma sintonía.

La vuelta a clases en realidad todavía no se sabe, el Decreto Nacional le delega al Ministerio de Educación de Nación la cuestión de las clases y en principio se va a intentar que cada Rector pueda tener la potestad de decidir en el marco de la realidad de cada Facultad, de cada Universidad, si se retoman las clases o no. Pero se sabe que el último nivel sería el nivel universitario.

—Hace una semana atrás daban a conocer desde la Universidad que se iba a respetar el pago del aguinaldo de su totalidad para todos los agentes universitarios. ¿Cómo se va a afrontar ese pago?

Estuvimos siguiendo muy de cerca esa noticia, teníamos mucha incertidumbre y es que realmente la liquidación de un aguinaldo para nuestra Universidad con tanto personal es un procedimiento bastante complejo. Nuestro principio era que si se podía afrontar por el beneficio de todo el personal docente y no docente se iba a hacer. Hicimos las consultas con el Secretario de Administración Financiera para ver si teníamos los fondos suficientes para poder afrontar eso y en principio haciendo algunos ajustes se pudo realizar, entendiendo que obviamente no es todo el personal el que está afectado sino una parte de ese personal.

Podés escuchar el programa completo en el siguiente link: