Entrevistamos a Manuel Vilchez, candidato a consejero escolar por el frente Vamos con Vos, para conversar sobre la realidad educativa y las propuestas electorales.

—¿Cómo ves actualmente el consejo escolar respecto de los temas que están tratando como frente político?

Nuestras ideas en realidad parten de la experiencia, de lo que venimos trabajando y desarrollando en los sectores populares, lo que sería la periferia de Mar del Plata. Desarrollamos un trabajo en lo que es la secundaria con oficios cuando nace el programa, que hoy en día es secundaria con formación profesional, que se vincula con el programa FinEs donde soy también docente de lengua y literatura. Y lo que buscamos es aportar nuevas voces, por ejemplo, en el consejo escolar. En ese sentido, voces que partan de experiencias territoriales, de conocer la realidad de los barrios y más que nada pensar en que esas otras voces puedan aportar una cercanía con esa realidad que se está viviendo, que analizamos en principio como una situación bastante compleja de una crisis profunda que se ve en los barrios día a día a nivel económico, social y educativo.

El proceso de post pandemia que estamos viviendo nos presenta un desafío enorme a lo que es el sistema educativo en general y que se puede pensar como una posible oportunidad o como una situación muy difícil de afrontar, cualquiera de las dos posibilidades. En ese sentido puede ser una oportunidad de repensar la escuela, nos parece que en cuanto a lo que es el tiempo de educación a distancia que se dio, la no presencialidad generó una revalorización del rol docente, se puso en evidencia la importancia que tenía la escuela como espacio de encuentro. Y la escuela no cerró completamente su actividad, sino que continuó de alguna manera refuncionalizada en esto el acceso al alimento como algo fundamental y a su vez la tarea docente se puso en importancia en cuanto a la dificultad que se generaban por esa distancia. Todo proceso educativo es un rol social, implica dialogo, implica una construcción colectiva y sobretodo una presencia de cuerpos.

Escuchá la entrevista completa en:

Ir a descargar

— Respecto de los distintos proyectos que se están generando para revincular o ir a buscar a esos chicos que no estuvieron en contacto con la escuela durante el periodo de pandemia, desde el frente están planteando algo similar a lo que se desarrolló en la provincia de Santa Fe con el programa Vuelvo a Estudiar ¿De qué se trata el programa? ¿Creen que es suficiente?

Nosotros pensamos como una propuesta principal una idea que se desarrolla en tres ejes que tienen que ver con pensar la educación en relación con la inclusión, el trabajo y la conectividad. En cuanto al primer eje que sería la inclusión nos parece que esta crisis ha generado un desvinculamiento en gran parte y puntos intermedios de ciertos vínculos, pero muy acotados. Y en ese sentido, ir a las casas a buscar a les estudiantes que han por distintos motivos abandonado o perdido lo que es la continuidad educativa, es fundamental. Se ha hecho en Santa Fe, en Rosario y ha tenido consecuencias muy positivas, nos parece que eso es lo que hace falta, pensar la escuela como un punto de encuentro pero abierto a la comunidad. No con un estado que espera que  vengan a consultar una necesidad, sino que sea parte de la experiencia, que conozca la realidad, pero sobretodo que esté en situado en las casas donde están los estudiantes que hay que ir a buscar.

—¿Cómo se resuelve el tema de los comedores escolares para que a los chicos y chicas no les falte nada?

Sin nutrición realmente es imposible pensar en un proceso educativo, en un desarrollo cognitivo y en ese sentido pensamos que se resuelve primero dejando de lado lo que son las disputas, en cuanto sobretodo el blanco o negro. Por eso decía incorporar nuevas voces, no pensar en echar culpa en el sentido de si es una gestión municipal o si es provincial, sino pensar en espacios de articulación, le educación es trabajo colectivo entonces es imposible pensar que todas las soluciones se van a dar solamente del municipio o solamente de la provincia. En ese sentido hay que superar esa tendencia que parece fácil hacia la pelea constante, una cosa es pensar el conflicto, plantear las diferencias pero a partir de puntos de conceso y sobretodo en la alimentación y la nutrición. Ahora tenemos un marco normativo muy reciente que tiene que ver con la ley de etiquetado que pone en discusión la verdadera nutrición y lo que es una mala nutrición, sobre esto, un bolsón de comida seca es una mala nutrición, es un parche para hoy pero hambre para mañana.

—¿Cómo piensas desarrollar ese segundo eje que incluye la educación y lo laboral desde el consejo escolar?

En base a la experiencia que ya hemos desarrollado desde nuestro espacio, pero también desde Acción Marplatense en lo que es formación de cursos de oficios, pensamos que la escolaridad se puede ampliar, se puede pensar una escuela más integral. Y un eje interesante es esa vinculación entre el proceso educativo y las posibilidades a futuro laborales. La formación en oficios tiene distintos rubros, podemos pensar en oficios vinculados a la construcción, en lo que es la electricidad, en oficios textiles y también en la innovación y tecnología. Yo soy técnico en programación entonces también esa mirada complementa un poco y en ese sentido hay mucho para desarrollar, la industria de software en Mar del Plata es incipiente.

—Sobre los problemas de infraestructura escolar en Mar del Plata y el lanzamiento de parte de la provincia del plan Escuelas a la Obra ¿Crees que realmente impacta en las escuelas de la periferia de nuestra ciudad?

Por ahora lo que vemos es que se ha avanzado, pero es insuficiente. Todavía hay situaciones de infraestructura que con el tiempo que estuvieron en pausa en lo que es el proceso educativo presencial, podría haber sido aprovechado para priorizar los déficit de infraestructura. En Mar del Plata hay una escuela como la 38 que tiene un conflicto hasta con el edificio, vemos déficit a nivel básico de ventanas, calefacción, esto es estructural pero van pasando distintas gestiones con distintos colores partidarios y no puede ser que no haya firmeza para determinar que estas cuestiones son básicas. No podemos proyectar hacia la tecnología y no tener ni siquiera la infraestructura básica como tiene que estar.

—¿Cómo te parece que se puede articular  la presencialidad y la tecnología?

Como una complementación, como una herramienta y no como un reemplazo. Es imposible reemplazar la tarea docente, esto se puso en evidencia y apareció una nueva desigualdad que es la brecha tecnológica. Nosotros hemos hecho relevamiento en los barrios populares de Mar del Plata y vemos que en un 80% estamos hablando de falta de conectividad, tanto del dispositivo porque se comparte celular en la familia, de datos y también de la formación digital, tanto de docentes como de estudiantes y familias. En ese sentido hoy recuperaba algo que se venía discutiendo que es el tema del polo tecnológico, sería interesante pensarlo no como un lugar centralizado, tiene que estar distribuido en los barrios, tiene que haber espacios informáticos, sedes donde haya formación digital.

—¿Por qué tienen que votar al frente Vamos con Vos?

Porque necesitamos más voces, necesitamos superar el blanco y negro en la política y necesitamos que se escuchen otras voces. Y las voces que nosotros vamos a llevar no son solamente las de un partido o un frente electoral, sino aquellas que surgen de la experiencia en la realidad y es lo que está faltando hoy en el consejo escolar.