Se autorizó la presencialidad en una escuela privada

El Juzgado Civil y Comercial N°6 de Mar del Plata habilitó este viernes al colegio privado Holy Mary of Northern Hills, ubicado en el Bosque Peralta Ramos, a retomar las clases presenciales, a pesar de que General Pueyrredon permanece en fase 2 por las disposiciones provinciales.

Un grupo de docentes y familias de la institución habían presentado la medida cautelar que quedó a cargo de la jueza Gabriela De Sábato, quien realizó el pasado jueves una recorrida por el establecimiento, y dio lugar al pedido. “La presencialidad será optativa para todos los alumnos de la institución, debiéndose garantizar el dictado de clases virtuales para todos aquellos que opten por no concurrir en forma física a las instalaciones del colegio”, expresó.

La resolución tiene exclusivo alcance para el colegio en particular, y allí la jueza sostuvo que “en el caso concreto del Colegio Northern Hills, la institución puede garantizar que la presencialidad de las clases en este momento sería segura para los alumnos”. También tuvo en cuenta un informe de la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional y otro de una psicopedagoga “referido a las consecuencias que ha podido advertir en los alumnos por la falta de la presencialidad escolar”, según se desprende del fallo.

Entre sus fundamentos destacó que en ese edificio se realizaron obras de infraestructura tendientes a mejorar condiciones de distanciamiento social con aulas más amplias. Además, planteó que “la institución amparista se encuentra emplazada dentro del Bosque Peralta Ramos, lugar donde no llega el transporte público” por lo que entendió que “eso garantiza que ni el personal ni el alumnado pueden arribar al lugar haciendo uso del transporte público”.

Otras tres presentaciones de similar tenor y demanda habían pasado por tribunales durante las últimas semanas, siempre con la pretensión de la reapertura de las escuelas. En todos los casos los recursos, por distintos motivos, resultaron rechazados.

Otra medida cautelar en espera

A través de una demanda colectiva, más de 500 familias de 32 instituciones educativas, tanto de gestión privada como estatal, presentaron una demanda que recayó en el Juzgado Federal N°4, y deberá resolver el juez Alfredo López, que días atrás quedó envuelto en una polémica por su fallo en contra de la ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

López deberá decidir, en primera instancia, si vuelven o no en los próximos días las clases presenciales en Mar del Plata, que permanecen suspendidas hace 24 días a partir de distintas disposiciones nacionales y provinciales por el contexto de la pandemia.

El foco del reclamo, en este caso, está puesto en la vuelta a la actividad presencial para los jardines de infantes y la primera infancia. «La demanda solicita se retome a la presencialidad escolar dando muestra cabal de la evidencia científica, los datos que sostienen el planteo. Asimismo se presentaron sendos informes médicos que dan cuenta de las secuelas que ha producido en niños, niñas y adolescentes de la ciudad la suspensión de la presencialidad», señalaron desde Padres Organizados Mar del Plata.

En el escrito presentado por los abogados que representan a las familias, se destaca que en el distrito de General Pueyrredon, mientras este año hubo clases presenciales, se aislaron 59 de 1356 burbujas del sistema educativo y eso “demuestra la innegable función de la escuela en la detección temprana de casos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *